Cerramos puertas, armamos rampas y cross- check“. Esa fue anoche prácticamente la última frase que escuché antes de caer rendida en el asiento del vuelo que me llevaría de nuevo a casa. Una última conversación por WhatsApp con un Fiscal de Cibercriminalidad Informática, una llamada rápida a un cliente, un repaso a los últimos mails en el buzón de entrada mientras la azafata empieza con su “baile” sincronizado cinturón arriba y abajo, chaleco salvavidas, señales de luz en el pasillo y mascarilla en la cara. Lo haría ahora mismo, quitarme los zapatos, pero no quiero ni pensar el efecto que puede tener en mi entorno después de todo el día trotando por Bilbao. Es jueves. El momento justo para hacer un repaso a la semana. El viernes suele ser un día “tonto” en los que no habrá ni mucho ni poco y que podré gestionar un poco mejor los coletazos de trabajo que queden. A veces, con el cansancio a cuestas aparece la visión de que hay soledad en tu trabajo pero anoche, después de dejar los tacones en el suelo, esta vez sí, en mi casa, empecé a repasar todo lo que había transcurrido desde el lunes y pude comprobar que no sólo mis tacones trotan el mundo, sino que hay otras cibermujeres con unpar de tacones” que desde que se levantan el lunes (muchas de madrugada) hasta que cierran su trabajo el viernes lo han dado todo como si de una carrera de competición se tratara. No conozco a ninguna de ellas que haya transmitido alguna vez alguna queja por cansancio, renuncia a sus sueños o a su visión, ni siquiera un ápice de intención de desistir en su empeño por dejar un mundo mejor de lo que han encontrado.

Estos tacones sustentan a una Letrada estratega, de apariencia dura pero con una agilidad mental incalculable para darle la vuelta a todos los procedimientos penales que pasan por sus manos. Chicarrona del norte, con mente inquieta y de respuestas cortas pero con una personalidad afable e ilimitadamente generosa. Nunca hay hora a la que no responda un whatsapp y una de sus pasiones ocultas en sus ratos libres (los únicos de los que dispone son los trayectos en metro desde Bilbao hasta Getxo) aprovecha para ver  con su móvil en Netflix, documentales de asesinos en serie e investigaciones criminales.

Estos tacones son azules, como azul es la persona que los lleva. Entregada al máximo  no sólo al uniforme que honra sino también a su trabajo con incansable persistencia. No importa “dónde toque hoy dar la charla”, ella acude con su mejor batería de experiencias para acercar a los más pequeños, a los educadores y a los padres de nuestro futuro, los riesgos en la red y en el uso de los datos para poder prevenir con mayor conciencia las repercusiones de un potencial ciberdelito. Para ella tampoco hay horas en las que no está presente, sólo unas seis horas de sueño para retomar inmediatamente el día con nueva energía.

Silenciosos son estos tacones, nunca arman ruido pero siempre están. Allá donde necesites la encontrarás, en RootedCON, entre 600 personas verás su pelo rojizo, en Navaja Negra, en HoneyCON, en PilarCON …. Discreta, sencilla pero una profesional como la copa de un pino, que se dice. Siempre dispuesta a crear, a acercar su conocimiento a grandes y pequeños, a la empresa y al particular, a adultos y a niños y adolescentes. Es una Hacker todoterreno que no se cuestiona jamás si debe o no debe coger un vuelo, un tren o un coche para acercarse a compartir con la Comunidad Hacker y sus amigos no sólo espacios de ocio, sino espacios de conocimiento. Nunca hay un “no” como repuesta, es la viva representación del “pedid y se os dará”. Gracias!

Qué puedo decir de estos tacones! Para mis adentros la llamo “esa abogada loca” que es capaz de recorrerse cientos de kilómetros por ver una sola ponencia. Una mente inquieta, ávida de conocimiento por recibir, ávida de conocer el mundo de la Comunidad Hacker desde la cocina, es decir, desde ese lugar en el que se cocinan las cosas, en el que surgen las ideas, las alianzas entre profesionales. Ella también está ahí, dejándose llevar por su principal motor, la curiosidad.

Estos cibertacones viven a una hora menos que las demás, parece que viva una hora más que nosotras. Cuando estamos a punto de desmontarnos por el cansancio, ella, aún fresca sigue con sus propuestas de trabajo sin límite. Incansable, concienzuda y altamente consciente de la responsabilidad que lleva detrás de sí, la marca de su equipo jurídico. Allá donde vaya resuelve consultas y facilita proyectos ciber. Incansable mujer que, como todas, también se “relaja” al llegar a casa, al menos sus pies.

Estos tacones son los que andan detrás del Internauta velando por su seguridad. Doctora en Derecho Constitucional dedica además su tiempo de trabajo a viajar por todo el Estado divulgando herramientas de control, prevención y supervisión de nuestra actividad en las redes a fin de prevenir los efectos de los delitos. Es alegre y gran usuaria de las redes sociales en las que siempre comparte twitts con una pregunta de trasfondo: “¿Y qué puede ocurrir si pongo este twitt?” Gran observadora y paciente usuaria, se mantiene latente, en segundo plano, viendo cuáles son los actores principales y los secundarios, cuáles los que se posicionan en un sentido u otro y quiénes promulgan ciertas ideas y quiénes no les secundan. Tampoco duerme demasiado y siempre tiene a punto el dedo para contestarte un DM o un whatsapp.

Estos cibertacones son escurridizos, portan a una mujer alta, de ojos azules, vital y apasionada de sus Auditorías Informáticas. ¿Sabéis lo que me ocurrió cuando estuve en Panamá haciendo una Auditoria?… esa era una de sus frases en una de las noches de RootedCON. Entusiasmados seguíamos sus relatos de aventuras y desventuras, de intrigas, de decisiones empresariales, de fallos de seguridad y de enemigos entrando en las casas de las grandes multinacionales. Sus relatos de profesión te enganchan y te encandilan. Nunca hay descanso tampoco, ni horas suficientes para continuar no sólo con el trabajo, sino con la curiosidad de la investigación, con las ganas de resolver esas preguntas sin respuesta. Siempre dispuesta a atender tus necesidades y a explicarte todas esas dudas informáticas que eres incapaz de entender desde un cerebro de “letras”.

Estos tacones son de mi hermana gemela profesional… bueno… hemos nacido con diez años de diferencia pero estamos cortadas por un mismo patrón invisible a nuestros ojos pero que hace que sincronicemos pensamientos, intenciones, sugerencias, motivaciones, energía… es algo inexplicable. Las dos nos lo reconocemos, somos iguales la una y la otra. La suerte que permite que nos mantengamos completas es que no trabajamos sobre los mismos terrenos, al contrario, colaboramos y sumamos, lo cual da un valor inmenso al trabajo mutuo. El Universo a veces es “listo”. Gracias Sis..!

Y qué podemos decir de estos tacones! Incansable a altas horas de la noche también. Con cientos de horas a sus espaldas tratando de llevar a miles y miles de usuarios conocimientos técnicos aparentemente incomprensibles al usuario de a pie pero que, con unas sesiones de #Palabradehacker podemos llegar a comprender. Mente inquieta que acude allí y allá tras miles de propuestas técnicas dentro de la Comunidad Hacker. Embarcada desde hace un año en la organización del Congreso de Seguridad PaellaCON, estoy más que segura de que, estos tacones están ahora mismo con la tensión propia de preparar una segunda edición de su congreso valenciano. Ánimo!

De ella digo para mis adentros que es un “amor“. Es dulce, elegante, de mirada vivaz, serena pero a la vez con energía propia de alguien que quiere descubrir cuanto más rápido mejor todo lo que le rodea. Me enamora la mirada con la que “mira” la Vida y me llena el Alma verla con su compañero de viaje. Ella abogada, él Ingeniero Informático de esos que uno dice “olé tú”. Me encanta verlos juntos porque me hace volver a creer en la Mágia del Vivir. Gracias compi..!

De ella me gusta su frase “En el cibermundo, leo y curioseo todo lo que puedo, aprendo de todas las personas que conozco” Se denomina a sí misma la “No Tacones“. Cuando todas creemos que caminamos contra corriente, ella aparece con un par de narices rojas de lado, haciéndote ver que, aún así, ella le echa más risas a la Vida. Sí señor! Gracias por compartir cada minuto de tu creatividad y tu “otro punto de vista”.

De  ella sólo puedo repetir su propia frase: “organizo reuniones de hackers para la Asociación de seguridad informática a la que pertenezco, en el tiepo libre que me queda intento aconsejar en asociaciones de mujeres a que mantengan su privacidad a salvo de ciberacosadores y ciberviolentos” Una gran misión, un espectacular que muy pocos conocéis. De ella no hay tacones, pero está su perfil. Si necesitáis ayuda, buscadla! @FeliRoque

Y para casi terminar esta última vuelta, no podía olvidarme de ella…. Ella es ella.

Me ha dado a elegir 4 tipos de calzado pero no puedo más que concluir que ella es tooooodo ese calzado. Insuperable. La identifico con el rojo. Siempre sonríe. Nunca hay problema y si parece que lo hay se arremanga lo que haga falta para encontrarle la solución. La vida para ella no es un problema, són ecuaciones a resolver que está siempre segura que tienen solución. Fuerza de gigante, energía alcalina, sonrisa eterna, coherencia en las decisiones y siempre, siempre, cuando se siente atropellada toma decisiones con un “par de tacones”. Cuando a veces la respuesta del entorno la desorienta porque parece que la ataquen repetimos como un mantra: “Ladran Sancho, luego cabalgamos”…. Seguimos!

Cuando la lees no sabes bien a qué se dedica. Curiosea en los grupos de Telegram llenos de Ingenieros Informáticos, Peritos, Policías, Abogados. Lo pregunta todo y como no se define por ningún contenido en especial no atinas a saber qué hace. Hasta que un día tuve la oportunidad y la conocí en RootedCON. ¿Qué haces? Soy la responsable de las Redes Sociales de una entidad financiera, dijo. Sorpresa! No podía ni imaginarlo pero hace honor al color de los zapatos que viste. De ella aprendí ese día lo especial que puede sentirse una profesional conciliando trabajo y familia. El viernes que la conocí se trajo consigo a su hija. “¿y eso?” Es que los viernes por la tarde es nuestra tarde “de chicas” y como hoy “mami” tenía que estar en RootedCON ella ha querido estar conmigo, como cada viernes, dijo. Ahí me cazaste y la escena me robó el corazón. Gracias por compartir ese pedacito de tu “cocina” particular. Super abrazo!

Así es una semana cualquiera para todas ellas, para todas nosotras, intensa, muy intensa. Faltan más tacones a los que referenciar, no sólo de las que están en primera fila, sino de las que están detrás de sus parejas y compañeros de viaje o de equipo profesional y que son discretas pero cuyo papel en el back stage es igual de potente como el de las que están en forma más visible. ¿Hay pocas cibermujeres? Es posible que sí, proporcionalmente hablando, pero haberlas haylas!

Gracias a tod@s por responder a mi petición de vuestros tacones a las 23:00 de la noche, sois unas cracks!