Jueves 27, me llega un mail en el que puedo leer:

“(…) Por cierto, un cotilleo, creo recordar que un archivero envió un mensaje a un foro de profesionales quejándose de que en una conferencia en la que participaste se mencionó que los archiveros no tenían los suficientes conocimientos para gestionar las evidencias digitales ¿es cierto? ”

Varios bn

Asier Gallastegi 2014 www.kopilatzen.com

Sinceramente, me encantó. En un momento en el que estamos trabajando sobre la distinción entre la Identidad Analógica y la Identidad Digital, un comentario así empieza a correr por los diferentes Foros, Blogs y Redes Sociales y, en poco más de 2 horas podemos llegar a la quiebra de una reputación, profesional o empresarial.

En mi defensa: Jamás hablo de archiveros de Evidencias Electrónicas porque desconozco los protocolos. De hecho, esta semana me había inscrito en una formación que imparte la persona que me advierte del “cotilleo” sobre “Cómo gestionar las evidencias electrónicas”… así que, imposible hablar de algo que desconozco. Además, diría que todas las ponencias que imparto están “colgadas” en la Institución donde se imparten, por lo que, es fácilmente comprobable si lo he dicho o no. En el fondo, ¿ a quién le importa realmente escuchar esas ponencias?

Entramos de lleno en “el tema”: La Identidad Analógica, es controlada por el USUARIO: el D.N.I., su domicilio, el lugar en el que trabaja, los amigos que tiene. La Identidad Digital está en manos de los demás. Nadie cuelga una fotografía en bikini en el balcón de su casa y pasa después el vecino haciendo un “like” con la mano. Lo más profundo del tema es ¿por qué y para qué hemos cambiado nuestra conducta? Esa fotografía en bikini ya pertenece a tu grupo de Facebook, a Facebook….

Mi amigo @vllona diría que “hay que estar en la Red”, profesionalmente soy más restrictiva al respecto. Coca-Cola tiene presencia en la Red pero sólo cuelga información de promociones y productos. Su Fundación cuelga las actividades que realiza pero NO interactúa con los usuarios. Las últimas semanas, con los despidos que se produjeron por parte de Coca-Cola Iberian Partners, se ve en la obligación de acallar a la opinión pública sobre sus acciones estratégicas y lo hace el 16 de Febrero de 2014 mediante una Publicación Analógica, es decir, en una Hoja en Periódico formato Papel de tirada nacional.

¿Qué ocurre si un profesional o empresa se enzarza en un intento de acallar rumores? El llamado efecto Streisand, es decir, se aviva aún más la polémica, para muestra el caso de la empresa de transportes Gil Stauffer de 30 de enero de 2014.

¿Debería desmentir el mail en el que “Dicen en la Red que yo digo..”?

Mi consejo a una empresa es preservar la Marca. Mi consejo a un profesional es el mismo. Cuanto más “entras” peor es el efecto.

 

Ruth Sala Ordóñez

Letrada Col.ICAB 26.017