6449821 - red shoes

Últimas puestas de Toga y Tacones. Sólo quedan 5 días para el fin del Año Judicial. Significa que las agendas están más apretadas que nunca, que los Juzgados tienen que marcar los objetivos de cerrar cuantos más Expedientes Judiciales mejor. Es el peor mes de trabajo para los procesalistas, aunque también el mes de Diciembre. A final de año se pasa una especie de examen de Procesos y Causas abiertas, pero en Diciembre se le une al estrés tanto la Policía, como los habituales, Judicatura y Fiscalía.

  • ¿Va usted a querer “hablar” con el Fiscal? – es la pregunta que más se oye en la puerta de la Sala. Si negociamos y llegamos a una conformidad antes de entrar en Juicio, todo “se acaba”, se cierra un expediente, se suma al Fin de Año Judicial como uno de los objetivos marcados, lo que ocurre es que no nos dan comisión por terminar “en tiempo”, o sí? Nunca lo he preguntado. ¿Les dan algún tipo de remuneración por objetivos procesales conseguidos? Lo preguntaré.. me lo dejo para el próximo Año Judicial, o para la próxima llamada o café con un Fiscal.
  • Por supuesto que no. No quiero negociar. – sorpresa de la Oficial.

¿Para qué negociar? Nos ha costado meses llegar a que se pueda señalar un Juicio, meses de diligencias de investigación, interrogatorios, periciales y, sólo a menos que lo esté viendo realmente complicado, no hay negociación posible. Salgamos, a lidiar con el último toro, el de la última semana de Julio.

Parece que llevemos el cerebro “a medias”, no podemos concentrarnos con la misma intensidad, se hace cuesta arriba pensar en estos últimos cinco días y en el calor de ponerte la Toga.

En la Ciutat de la Justícia (o de la InJusticia como le llaman algunos) hay varias Salas de Togas. En la más grande hay 3 Togueros. ¿Toguero? ¿Eso es una profesión? No sé. ¿Lo es? Siempre les hemos llamado los Togueros. ¿Y qué hacen los Togueros? Te dan la Toga, la de tu talla. Pasan el día atendiendo tus necesidades de papel, fotocopias, no me funciona el fax, le doy una patada a la fotocopiadora, el escáner no me envía los documentos al mail … etc. Son los que más paciencia tienen con nosotros, incluso cuando los compañeros discutimos en la Sala de Togas después de un Juicio.

Parece una tontería la profesión de Toguero, pero le añadiría lo de Personal Shopper con el modelo de Toga que se ajusta a “tu perfil / tamaño”, terapeuta, asistente, suena mocos, saco de boxeo … Tienen más paciencia que un Santo. Por eso, yo creo, que suena constantemente en el ambiente el sonido de las monedas que caen en el “cestito de las propinas”. ¿Le dais propinas al Toguero?, me preguntó un compañero de País Vasco cuando vino a celebrar un Juicio a Barcelona. Claro! Es lo primero que me enseñó mi padre, a darle propina al Toguero cuando te tachas de la lista porque has devuelto la Toga. Tu último gesto es el de lanzar una o dos monedillas al cesto de las propinas.

Volvemos a las Togas. Están todas colgadas en los “burros”, hay 6 burros (me encanta esta palabra para una percha kilométrica). Cruzas los dedos para que te dé la que tenga menos olor a sudor, o alguna que no tenga motas de caspa. Lo sé, qué guarrada.

  • ¿No tienes Togas de mi talla? Suspiras. ¡Qué pasión por ir a Sala!
  • Fírmame en la lista con tu número de colegiada, para que sepa que te llevas la Toga y en qué Sala y Juzgado tienes el Juicio. Ah, también la hora.
  • ¿En qué lista? ¿La verde? ¿La amarilla? ¿La azul?
  • La que quieras

#Atentos, la lista que da buena suerte es la Verde, con esa ganas todos los Juicios, lo prometo. Lo tengo comprobado.

Sales taconeando de la Sala de Togas, bolso en mano, cartera en mano, en la otra la Toga medio arrastrándose, con el faldón de raso vuelto del revés y decides pasar antes por el baño, por aquello de los retrasos en Sala y por los nervios que siempre tiene una, aunque hayan pasado los años. Repasas mentalmente las preguntas, las potenciales respuestas, la línea de trabajo del Fiscal, de la Acusación, las dudas que hay que resolverle al Juez y por fin…. Cada vez más cerca del fin…

  • Qué maja estás con la bata esa – dice una clienta.

¿La bata esa? Me miro. La bata esa…. Sonrío. Qué ocurrencias tiene la gente.

La mente se quiere relajar, con ganas de soltar, la Toga, el Año Judicial, los horarios inesperados, las horas intempestivas a las que levantarse para preparar esa Sala, ese recurso de última hora, pulir la presentación … Es un engaño, este verano seguiré trabajando, en las dos Guardias que me han “tocado”, en los proyectos de Septiembre y del próximo Año Judicial. Creo que este año sólo me toca descansar una semana. Las vacaciones son para desconectar, pero no mucho, porque después, al volver, remontar cuesta más. Los tempos se precipitan y entonces, los compañeros que han estado a “medio gas”, pero han “estado” tienen muchos días de trabajo ganados, y eso, se nota.

playa

A solo cinco días, deseando el Silencio externo y aquietar el “ruido interno”, aprovechar para Re-Pensar la Vida, para Re-Organizar las relaciones, para Re-Colocar las emociones y tratar de coger fuerza para empezar de nuevo. Nunca es una página en blanco pero se tratará de conseguir que sea con menos “peso” emocional, mental y físico.